El Ayuntamiento instalará desfibriladores en varios espacios públicos que evitarán muertes por paro cardíaco

El Ayuntamiento instalará desfibriladores en varios espacios públicos que evitarán muertes por paro cardíaco

El Ayuntamiento de La Zubia instalará desfibriladores en los recintos deportivos y en un coche patrulla de la Policía Local, fundamentales para evitar paradas cardíacas que resultan de la fibrilación ventricular. La Concejalía de Salud va a adquirir tres desfibriladores automáticos, y va a formar a los agentes de la Policía que patrullan, y al personal del área de Deportes, en la atención ante paradas cardiorrespiratorias.

Uno de los desfibriladores se encontrará en el pabellón 11 de Marzo, otro en el polideportivo Los Hoyos, y otro estará instalado en un coche patrulla de la Policía Local, para que se pueda disponer de él en todo el municipio, en cuestión de minutos.

Minutos que son fundamentales para salvar vidas, como apunta la concejala de Salud, Cristina Molina Reyes. “Las arritmias cardíacas aparecen con una fibrilación. Si no atiendes a la persona afectada en los primeros minutos, no la puedes sacar adelante. Se producen muchas muertes que son evitables”, apunta la concejala, también profesional sanitaria.

El Ayuntamiento se hace cargo de los tres desfibriladores con fondos propios (6.897 euros), cumpliendo así el Decreto andaluz que regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario. Según este Decreto de 2012, es obligatoria la habilitación de estos aparatos en las instalaciones, centros o complejos deportivos en los que el número de personas usuarias diarias sea igual o superior a 500 y en los espacios públicos con un aforo igual o superior a 5.000 personas.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo occidental. Entre ellas, ocupa un lugar destacado la muerte súbita cardíaca, como resultado de una parada fundamentalmente debida a la fibrilación ventricular.

La mayoría de las muertes súbitas cardíacas ocurren fuera del entorno hospitalario. La correcta atención a la parada cardiorrespiratoria consiste en la aplicación precoz de una serie de acciones conocidas como cadena de supervivencia que incluye, por este orden: el reconocimiento de la situación y activación del sistema de emergencias sanitarias, el inicio inmediato de las maniobras de soporte vital básico, la desfibrilación eléctrica precoz y las técnicas de soporte vital avanzado.

Como reconoce la norma andaluza, el único tratamiento eficaz contra la fibrilación ventricular es la desfibrilación eléctrica precoz, por lo que la participación de la primera persona interviniente es fundamental. Los avances tecnológicos han hecho posible la aparición de desfibriladores idóneos para su utilización por personal ajeno a la profesión sanitaria, y fuera del entorno sanitario. Son los denominados desfibriladores externos automatizados.

Deja un comentario

Top